lunes, 16 de noviembre de 2009

Blanco admite «como católico» que el aborto es pecado, pero no un delito


El ministro de Fomento, José Blanco, escribía ayer en su blog que «como católico» está dispuesto a creer «que el aborto es pecado». Sin embargo, añadía a renglón seguido que no está dispuesto a aceptar que «sea delito». El socialista iniciaba así en su cuaderno virtual una respuesta al Episcopado, cuyo portavoz advertía esta semana que los diputados que votaran a favor de la Ley del Aborto estarán en pecado público y no podrán comulgar. «No hay ninguna amenaza eclesiástica que pueda inducirme, como miembro del Parlamento, a promover una legislación que convierta en delincuentes a las mujeres que quieren decidir sobre su maternidad», decía Blanco, «y la obligación del legislador democrático, cualesquiera que sean sus convicciones íntimas, es garantizar que los ciudadanos puedan ejercer sus derechos en condiciones de libertad y seguridad». Con este razonamiento, el socialista plantaba cara públicamente a la Iglesia y se mostraba «irritado» por «la hipocresía episcopal». Su acusación a los obispos la argumenta Blanco en el hecho de que el aborto no fue perseguido durante los años del Gobierno del PP cuando «nadie llamó asesino a Aznar, que gobernó ocho años con una ley que bajo el coladero de ''daño psicológico'' para la madre permite abortos prácticamente sin límite ni control». Según el titular de Fomento, «la jerarquía eclesiástica española ha formulado de hecho una nueva doctrina: la regulación legal del aborto es un crimen execrable siempre y cuando la impulse un gobierno socialista. Y es algo ante lo que puede hacerse la vista gorda cuando es la derecha quien la ampara». Al infierno, no a la cárcel Para el socialista «en una sociedad civilizada» es «inasumible» llevar el catecismo al Código Penal y, por ello, la mujer que aborte «puede que vaya al infierno, pero de ninguna manera tiene que ir a la cárcel», señalaba. El ministro concluía su diatriba con un posicionamiento claro sobre su postura en la reforma de la Ley del Aborto en el Congreso: «Voy a votar a favor a mucha honra» y con un mensaje a los obispos «como católico» en el que tacha el discurso de Martínez Camino como «reaccionario» e «hipócrita», toda vez que recordaba al portavoz de los obispos españoles que «mentir a sabiendas no es un delito, pero sí un pecado».«Cómplices de asesinato» El obispo de Palencia, José Ignacio Munilla, aseguraba ayer que quien apruebe la Ley del Aborto «estará en situación de complicidad de asesinato». El obispo de Palencia, que lleva tres años en el cargo y cuyo nombre es uno de los que suenan para ocupar el obispado de San Sebastián, explicaba en una entrevista en «Diario Palentino» que «los cooperantes de este tipo de actos tendrán responsabilidad moral ante Dios». Según Munilla, la amenaza de excomunión «está de acuerdo con la doctrina de la Iglesia».