viernes, 30 de octubre de 2009

Escolares de la cuenca del Guadiamar "adoptarán" tramos del Corredor Verde


Unos 1.500 escolares de municipios de la cuenca del Guadiamar, el río de que en abril de 1998 se vio afectado por el vertido tóxico de la mina de Aznalcóllar (Sevilla), adoptarán tramos fluviales "para mejorar" el Corredor Verde, Paisaje Protegido creado tras la regeneración de esta zona, gravemente contaminada.

Esta actuación ha sido promovida por la Delegación de la Consejería de Medio Ambiente en Sevilla y pretende que alumnos de los municipios sevillanos de Gerena, Sanlúcar la Mayor, Benacazón, Huévar, Olivares, Pilas, Aznalcázar y Villamanrique adopten un tramo del río Guadiamar y se comprometan a su conservación.

Los estudiantes diagnosticarán cada año la calidad ambiental del río y dispondrán de una parcela de terreno donde podrán crear su propio bosque, según ha informado hoy un comunicado de Medio Ambiente.

Este programa, denominado "Guadiamar en el Aula", pretende que el Corredor Verde creado en este río sea "un laboratorio natural en el que los alumnos entre 10 y 14 años pongan en práctica los conceptos aprendidos en clase".

Un grupo de 150 estudiantes por municipio van a investigar durante este curso el entorno natural y social de su pueblo y realizarán actividades como elaborar el mapa turístico de la comarca, desarrollar un estudio comparativo de la economía local actual con las actividades tradicionales o conocer qué es un espacio natural protegido.

Además, los alumnos de una veintena de centros de Educación Primaria y Secundaria visitarán el Corredor Verde para conocer su flora y fauna e inventariar los recursos naturales del Guadiamar.