sábado, 5 de junio de 2010

Luque, tres orejas en Granada

Granada, 4 de junio de 2010 from Burladero.com on Vimeo.

Daniel Luque ha vuelto a ser Luque en Granada, cortando tres orejas y firmando dos actuaciones reconocibles, por frescura, raza, entrega y capacidad. Pese a todo, el sevillano tuvo que pasar por la enfermería tras sufrir un varetazo en la costilla, que le dificultaba la respiración al matar al tercero.
El golpe no fue impedimento para que paseara las dos orejas, como premio a una labor de entregada. Variado y vistoso con el capote, supo ir metiendo en la muleta a un toro tardo en su embestida, sin clase y con un punto de genio. A mitad de su faena acortó distancias, atacó al toro y a base de dejarle la muleta puesta en la cara logró pases de buena nota. Sin embargo, lo que más llegó al público fue el encadenado de cambios de mano. En un desplante, el de Torrealta le lanzó el derrote en el pecho.
Pese a ello, no se amedrentó Luque que volvió a la cara para dejar una tanda meritoria por el derecho. Mató de un buen espadazo, desatando la petición del público. Al sexto literalmente le arracó la oreja. Un animal rajado desde el principio que embistió sin clase y con el que el de Gerena volvió a tirar de raza para imponerse.
Morante no tuvo opción con el que abrió plaza, un inválido y descastado que tendría que haber sido devuelto a los corrales, al que literalmente no le pudo pegar ni un pase. Con el cuarto pudo dejar parte de su esencia en el toreo a la verónica, con cinco lances por el pitón derecho de mucho sentimiento. Ahí se acabó todo. El de Torrealta, probón y complicado no dio demasiadas opciones. Pese a ello, el sevillano anduvo muy por encima.
Al cuarto le sopló cinco o seis lances bastante considerables por el pitón derecho. El animal tuvo su guasa, fue probón y reservón en la muleta del de La Puebla que sacó a relucir un valor sereno. Muy por encima de un toro con peligro sordo. Al igual que en su primero, recuperó el comenzar la faena con la espada de verdad, como ya hiciera en Madrid hace pocos días.
Tampoco le fue mejor a Perera, que se encontró otro animal muy blando que perdió las manos en los primeros tercios. El extremeño realizó una faena suave y sin poder apretar a su oponente, que se rajó. El quinto fue un toro manejable aunque a menos, descatado. Perera se lució en un quite y brindó al público para comenzar con los clásicos cambiados por la espalda, sin rectificar. Perera fue acortando distancias a medida que el toro fue apagándose. Las bernadinas finales fueron muy ceñidas. Mal con la espada el extremeño, en ambos toros.
GRANADA, 4 DE JUNIOGranada. 6ª Feria del Corpus. Tres cuartos de plaza.Toros de Torrealta, desiguales de presentación y de poco juego en general, descastados y sin clase. 4º y 6º, con complicaciones.Morante de la Puebla, silencio y palmas. Miguel Ángel Perera, silencio y ovación tras aviso. Daniel Luque, dos orejas y oreja. Joselito Gutiérrez se desmonteró en el 2º toro.