martes, 1 de junio de 2010

Un funeral despide al operario de Cobre las Cruces fallecido en accidente laboral


CALCINADO POR PULPA ÁCIDA
Otros dos trabajadores siguen heridos a cuenta del accidente y CCOO ha denunciado el caso ante la Inspección de Trabajo

SEVILLA, 30 May. (EUROPA PRESS) -
El tanatorio SE-30, del grupo 'Mémora', albergó hoy un funeral en el que la directiva y la práctica totalidad de la plantilla de la compañía minera 'Cobre las Cruces', que explota la mayor mina a cielo abierto de Europa en suelos de los municipios sevillanos de Gerena, Guillena y Salteras, honraron la memoria del operario de 36 años fallecido tras sufrir quemaduras en el 95 por ciento de su superficie corporal en el accidente laboral acontecido en el complejo minero.
El secretario general del Sindicato Minerometalúrgico de CCOO- Sevilla, Juan Antonio Caravaca, informó a Europa Press de que a las exequias del operario, uno de los tres heridos de este accidente laboral, han asistido "prácticamente todos" los trabajadores del complejo, tanto los de la plantilla de la propia empresa, filial de la multinacional canadiense 'Inmet Mining', como de las subcontratas que operan en la mina.
Además, han asistido al funeral miembros de la propia dirección de la empresa, como una nutrida representación de las estructuras andaluza y provincial de CCOO; organización sindical que ha elevado una denuncia a la Inspección de Trabajo a cuenta del mencionado siniestro laboral. "La plantilla está muy afectada", dijo Caravaca, quien recordó que el difunto "deja a una viuda y a dos hijos".
El operario, de 36 años de edad y vecino de Sevilla capital, sufrió quemaduras en el 95 por ciento de su superficie corporal debido a la ruptura de una válvula en las instalaciones y la liberación de una pulpa ácida que cayó sobre tres de los trabajadores. Tras debatirse entre la vida y la muerte varios días en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Virgen del Rocío, falleció el viernes en torno a las 18,15 horas y sus restos mortales han sido incinerados en el cementerio de San Fernando, en la ciudad hispalense.
Juan Antonio Caravaca recordó que "las causas" del accidente deben ser investigadas y confió en la labor de la Inspección de Trabajo, toda vez que el mencionado siniestro se saldó también con otros dos heridos; un varón de 28 años con el 25 por ciento de su anatomía quemada y un hombre de 35 años con el diez por ciento de su superficie corporal calcinada.