martes, 3 de febrero de 2009

Sevilla.- Una delegación de IU entrega mañana más de 6.000 firmas de cuatro municipios contra los olores de una fábrica

Una delegación de IU hará entrega a partir de las 9,45 horas de mañana en la Delegación Provincial de Medio Ambiente de la Junta en Sevilla de más de 6.000 firmas de vecinos de los municipios sevillanos de La Algaba, Guillena, Gerena y Santiponce, en señal de protesta por los olores "pestilentes" emitidos por una fábrica de tratamiento de subproductos cárnicos ubicada en Salteras.

La fábrica se encuentra ubicada en el término municipal de Salteras, cuyo Ayuntamiento ha comunicado, según IU, que conoce el problema por las quejas de muchos vecinos, pero que hasta ahora no ha podido subsanar el problema.

2/02/2009
En un comunicado, el Ayuntamiento de La Algaba indicó que en la delegación se espera la presencia del secretario de Organización de IULV-CA, José Luis Pérez Tapias; el coordinador local y alcalde de La Algaba, José Luis Vega; el concejal de IU en Gerena y diputado provincial, Manuel Gutiérrez Arregui; el coordinador local de IU en Santiponce, José Carbonell; o el coordinador local de IU en Guillena, Francisco José Vázquez Viveros.
Según el Consistorio algabeño, los municipios afectados por los olores derivados de la actividad de dicha empresa estarán así representados por los portavoces de IU en cada uno de ellos, donde esta fuerza política está siendo la encargada de llevar a cabo esta campaña de recogida de firmas, con el objetivo de que los ciudadanos de dichas localidades tengan una calidad de vida normal, "no mermada por los olores pestilentes e insoportables que se respiran en dichos municipios que por la dirección del viento desembocan hasta los mismos".
A través de esta petición se exige que se dé una solución al problema que están viviendo en los municipios afectados, "es decir, que estos olores procedentes de la actividad sean eliminados sin que la empresa se vea obligada a cerrar su actividad, siendo conscientes de la situación actual económica y social por la que estamos pasando en todo el país".
Los olores son, según la corporación local, "pestilentes, casi vomitivos, que tienen a la población crispada y, en verano, mucho más, ya que agrava por altas las temperaturas y provoca que a muchos de los vecinos les cueste conciliar el sueño".