sábado, 9 de enero de 2010

Mientras I.U amenaza veladamente a los consejales del equipo de gobierno,IPGE lanza a la calle un boletín lleno de mentiras


Lo dice la página local del PSOE: el boletín de Enero de IPGE esta lleno de mentiras y contabiliza solo en uno de los artículos que escriben en este boletín hasta tres. El Psoe acusa al Ipge de mentir sin pudor y a Izquierda Unida de amenazar veladamente a los consejales que conforman el equipo de gobierno.
Mala manera es esta para comenzar un año. La oposición no ejerce oposición, solo echa leña a la hoguera del odio para seguir entorpeciendo la labor de gobierno de los socialistas y confundir a los ciudadanos para hacerles pensar que los actuales gobernantes lo están haciendo rematadamente mal. Sabemos que todo es para nada, que el pueblo no es tonto y que a la hora de ir a las urnas volverá a poner a cada uno en su sitio. Pero echamos de menos una oposición responsable, en Gerena, que mire realmente por los intereses de los ciudadanos en vez de mirar ansiosamente hacia el día en que ellos ostenten el poder para vengarse y hacer de su capa un sayo. Llegar al poder a toda costa, sin tener en realidad nada que ofrecer al pueblo no sirve para nada, no durarían ni una legislatura. Tenemos el ejemplo claro de Arregui al que el pueblo le otorgó su confianza durante una legislatura y al que se la quitó para siempre a la siguiente.
Tristemente tenemos que reconocer que en Gerena, hoy por hoy, no hay oposición y eso se demuestra cuando vemos que los que dicen ejercerla judicializan la vida política denunciando en los juzgados lo que deberían arreglar por las vías que en una democracia les ofrece la participación política.
Los jueces están hartos y se preguntan si estos señores no tienen otra cosa que hacer que entorpecer la ya de por si pesada maquinaria judicial con sus denuncias falsas.
Solo hay una cosa que los gerenenses podemos agradecer a estos partidos y a sus boletines: Que con sus boletines mentirosos y con sus denuncias falsas mantengan crispada la sociedad creando un malestar que repercute de una forma muy negativa en la convivencia vecinal.
Mientras su forma de hacer oposición sea esta, ellos mismos se están condenando a no gobernar nunca.