domingo, 3 de mayo de 2009

Cobre Las Cruces reanuda la actividad tras un año paralizada

La compañía Cobre Las Cruces ha reiniciado las labores de excavación en la corta minera, situada en los términos de Gerena, Guillena y Salteras, tras recibir el visto bueno de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa.

La administración regional acordó levantar la suspensión impuesta en mayo de 2008 para los trabajos de profundización de la mina después de que sus técnicos inspeccionaran las instalaciones el pasado miércoles, según confirmaron ayer fuentes de la empresa y de la Delegación de Innovación en Sevilla. La visita sirvió para verificar que la empresa cumple todos los requisitos técnicos exigidos en la autorización condicionada que la Junta emitió el pasado 7 de abril.

La empresa cree que estará en condiciones de iniciar la extracción de mineral en la primera quincena del próximo mes de junio. "Si todo transcurre dentro de la normalidad necesitaremos cuatro semanas aproximadamente para llegar al mineral", señaló en un comunicado François Fleury, consejero delegado del proyecto. Una vez retomada la actividad en la corta, los directivos de Cobre Las Cruces confían en comercializar los primeros cátodos de cobre a finales del mes de junio. "El proceso de transformación del mineral se ha perfeccionado mucho, de forma que desde que entra como roca en la planta hasta que sale hecho cátodo transcurren ocho días aproximadamente", añadió Fleury.
La Agencia Andaluza del Agua sigue estudiando el Plan Global de Gestión de Aguas, al que se añadieron una serie de garantías adicionales que modificaron sustancialmente el sistema de drenaje de agua. Tras superar el periodo de información pública, el organismo de aguas de la Junta de Andalucía podría emitir una resolución antes del verano.

La compañía afronta ahora unos días de gran actividad para los 217 trabajadores que componen su plantilla. Progresivamente se irán incorporando además los empleados de las contratas que cesaron su actividad hace aproximadamente un mes hasta sumar un total de 500 personas trabajando en la planta. Será también en este periodo cuando se realicen los ajustes en la planta hidrometalúrgica. Culminará así un largo recorrido que comenzó en 1992 con las primeras exploraciones sobre el terreno del actual complejo. A lo largo de los 15 años de vida del proyecto, la empresa prevé producir un volumen anual medio de 72.000 toneladas de cobre fino comercializable, cifra que equivale al 25% de la demanda nacional de este mineral. El yacimiento posee reservas de mineral que ascienden a los 17,6 millones de toneladas; de ellas, el 6,2% son cobre, una excepcional riqueza superior entre siete y doce veces a la proporción habitual

La obtención de los cátodos se realizará mediante un proceso hidrometalúrgico único en España . El proyecto también abarca medidas de restauración la zona con el fin de minimizar su impacto, que ya se han aplicado sobre e una superficie de 156 hectáreas. La inversión realizada en la fase de construcción ha superado los 500 millones de euros, a los que habría que sumar los 23 millones derivados del Plan de Garantías Adicionales que se encuentra pendiente de aprobación por parte de la Agencia Andaluza del Agua.