jueves, 3 de abril de 2008

Dulce fantasma que surge a deshora

Soneto Nº 4
de
Antonio Pavón
Dulce fantasma que surge a deshora,
trastocando mi vida y sus afanes,
provocando conflictos y desmanes
donde reinaba la concordia otrora.

En los sustratos más profundos mora:
implacable traílla de alacranes
que destruye propósitos inanes
conforme asciende, misteriosa espora.

Abrumador camuñas de la infancia
que me sigue zahiriendo con sus flechas
y embriagando cuando, halagüeño, escancia

en mi oído el vino de sus endechas.
Tacharlo de rememoración rancia
no impide que no haga nada a derechas.


De “Sonetario”