jueves, 7 de febrero de 2008

La hermandad de la Vera Cruz de Gerena

Quiero ofreceros este trabajo que sobre la hermandad de Vera Cruz de Gerena, aparece hoy en la revista digital Arte Sacro. Está escrito por Eduardo Fdez. López y las fotos son de Antonio Pérez Fernández y Manuel Pinto Montero.
Imaginemos que hemos cogido el coche y tomamos la carretera de Mérida, cogemos una de sus salidas y nos marchamos a la localidad de Gerena, allí vamos a conocer hoy a la Real, Pontificia y Antigua Hermandad de San Benito Abad y cofradía de nazarenos del Santísimo Cristo de la Vera Cruz y María Santísima de la Sangre.
Esta hermandad tiene su origen en los tiempos de la reconquista cristiana, siendo los monjes benedictinos que acompañaban a los caballeros de la Orden de Alcántara que conquistaron Gerena los que se encargaron de dar culto a la Santa Vera Cruz y a San Benito Abad.
Entramos en la iglesia de San Benito, lo único que queda del hospital del mismo nombre que desapareció durante la desamortización de Mendizábal.
Al entrar vemos un retablo de madera dorada del siglo XVIII donde se encuentran las imágenes titulares pasionistas de esta hermandad además de un Cristo atado a la columna de tamaño menos del natural.
En el centro se encuentra el crucificado advocado de la Vera Cruz, un crucificado realizado mediante la técnica de telas encoladas, es de autor desconocido y podría fecharse a finales del siglo XIV


Durante el siglo pasado fue restaurado por Ortega Brú quien le realizó nuevas manos y por Peláez del Espino.
Su cruz fue tallada por Guzmán Bejarano que sustituyó en 1969 a la primitiva.
A su lado, nuestro lado izquierdo, se encuentra María Santísima de la Sangre, una dolorosa de rica policromía realizada en el siglo XVIII por un autor desconocido
La Virgen tiene corona de oro de José Domínguez donada en 1983 por varios hermanos, otra de plata sobredorada y una aureola para cuando es vestida de hebrea durante la cuaresma entre otros enseres.
El otro titular de la hermandad y titular del templo es San Benito Abad, una imagen de tamaño académico del siglo XVII.
La hermandad realiza su estación de penitencia el Martes Santo. El paso del crucificado es de Manuel Guzmán bejarano tallado en 1960 y dorado por Herrera y Feria.
Completan el paso cuatro candelabros de guardabrisas, 9 luces cada uno, ocho cartelas de José Antonio Navarro Arteaga y dos ángeles de Dubé de Luque con faroles de plata de orfebrería Mallol.
El paso de palio de la Virgen es de terciopelo verde diseñado por Juan Pérez Calvo y bordado en 1958 por las Adoratrices sevillanas. La orfebrería es de diferentes talleres como José Jiménez, Marmolejo y Villarreal.
Entre los enseres procesionales destacamos la cruz de guía de Guzmán Bejarano, una cruz parroquial del XVIII, el libro de reglas, una reliquia de San Benito y un simpecado del siglo XVIII bordado en oro entre otros.
Pues bien, a través de esta visita virtual o imaginaria, hemos conocido el patrimonio artístico e histórico de otra hermandad de la provincia de Sevilla.
Os dejo el enlace de Arte Sacro para todos los que sois amantes de la Semana Santa http://www.artesacro.org/default.asp?st=1 visítalo