viernes, 26 de septiembre de 2008

Aljarafesa avala que el arsénico nunca ha llegado al agua de Gerena

La Consejería de Salud y Aljarafesa garantizaron ayer que el agua de Gerena se puede seguir bebiendo. La localidad se dejó de abastecer de los pozos donde se ha vertido arsénico en julio, y los niveles de contaminación en ellos siempre ha sido diez veces menor del umbral permitido.El gerente de Aljarafesa, Carlos Moreno, enfatizó ayer que el agua potable de Gerena cumple “los más exigentes requisitos de calidad”, por lo que hizo un llamamiento a la tranquilidad tras conocerse la investigación del fiscal sobre la contaminación del acuífero Niebla-Posadas, presuntamente a causa de la actividad de la mina de cobre Las Cruces, que se sitúa cerca del pueblo.
El gerente de Aljarafesa recordó que este sistema se hace cargo del abastecimiento del municipio desde 2006, primero mediante una batería de pozos, y desde el mes de junio de este año con la conexión a su red general. “Aljarafesa realiza el triple de controles respecto a lo que marca la normativa”, expuso.Al mismo tiempo aclaró que cuando se conoció que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) vetó el uso del acuífero a la mina por los vertidos de arsénico, detectados en julio de 2007, “los controles se intensificaron, llegándose incluso a tomar una muestra diaria, y a contar con análisis independientes” al margen de los de los laboratorios propios.
En todos esos análisis, según el responsable de Aljarafesa, siempre se han dado concentraciones de arsénico “muy por debajo del máximo permitido, que son 10 microgramos por litro”. En el agua que beben los vecinos de Gerena oscila entre 0,2 y 1,7, según los datos facilitados por la empresa pública. Por todo ello, garantizó que los habitantes de este municipio que pueden estará “totalmente tranquilos”, lo que atribuyó también al empeño del alcalde, Jacinto Pereira (PSOE): “Desde el principio nos pidió que extremáramos los controles para garantizar la seguridad”.También la Consejería de Salud reiteró la “normalidad” en los parámetros de arsénico en el agua de Gerena, “por lo que no existe riesgo para la salud”.Entretanto, el presidente de la CHG, Francisco Tapia, expuso que mantendrá el expediente a la mina –las irregularidades por las que ha multado a Cobre las Cruces con 600.000 euros son “distintas” al presunto delito ecológico que denuncia el fiscal–, pero no retirará de momento la autorización parcial de bombeo de agua en la corta.