jueves, 4 de septiembre de 2008

Álvaro Arias se queja en su blog del DEFICIENTE SERVICIO DE CORREOS

Hay cosas que tienen difícil explicación. En la época de la informática y las telecomunicaciones, de los e-mails y sms, del transporte urgente, del certificado digital y la telemática... cómo es posible que funcione tan rematadamente mal el servicio de correos. De un tiempo acá se ha deteriorado notablemente la puntualidad en la entrega de cartas y paquetes. De poco ha servido la apertura de una nueva oficina, ya que las quejas de los vecinos que no reciben su correspondencia se multiplican.
Además del retraso en la recepción, se producen numerosos errores en la entrega al dejar los sobres en domicilios equivocados. Correos alega que hay nuevos carteros que desconocen el casco urbano, que el pueblo ha crecido y que hay muchas calles sin rotular y viviendas sin numerar. Son argumentos comprensibles, pero no es menos cierto que a todas luces el personal es insuficiente y que las cartas al final llegan, lo que evidencia que hacen falta más trabajadores para repartir. Se han dado casos de ciudadanos que han recibido citaciones para el médico especialista pasadas de fecha o recibos y multas que tendrán que abonar con recargo al haber vencido el plazo de pago voluntario.
La excusa de la rotulación de calles ya no vale tampoco. En las dos últimas semanas se han colocado cerca de 200 letreros en casi 90 calles. Ésta era una medida pendiente que ha tardado en abordarse pero que por fin ha quedado resuelta. Ahora Correos pide a los vecinos que pongan el número de su casa y un buzón con los nombres de los residentes si quieren recibir correctamente su correspondencia. Muchos lo están haciendo ya, porque pese a que Internet está presente cada día en más casas, el servicio de correo ordinario sigue siendo fundamental para los trámites y comunicaciones oficiales de la mayoría de los mortales.
El Ayuntamiento se ha reunido ya varias veces con los responsables provinciales de Correos para exigirles más diligencia. Sus peticiones han sido atentidas y esperamos que ahora cumplan con lo prometido, porque -vuelvo al principio- parece increible que un servicio con varios siglos de historia y una acreditada eficacia vaya de mal en peor.


Álvaro Arias http://degerenaalmundo.blogspot.com/2008/09/el-deficiente-servicio-de-correos.html