jueves, 2 de octubre de 2008

Innovación autoriza que Cobre Las Cruces busque otros yacimientos

noticia aparecida en El Correo de Andalucía 01/10/2008

La Junta le abre las puertas a Cobre Las Cruces para que sondee la posibilidad de levantar una nueva mina. La Delegación Provincial de Innovación ha concedido un permiso de investigación sobre si se puede extraer minerales en una zona considerado de “interés ecológico” por los ecologistas. La notificación de la Delegación Provincial de Innovación, Ciencia y Empresa se hizo oficial el lunes con su publicación en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA). En el anuncio se informa de que la empresa Cobre Las Cruces ha recibido el visto bueno definitivo para que sea admitido su permiso de investigación Salome, que se encuentra en los términos municipales de Sanlúcar la Mayor, Gerena y Olivares. La concesión no es más que un paso previo que permite realizar las primeras catas y explorar la zona para averiguar si hay mineral, pero también da pie a que, una vez concluyan las investigaciones, se pueda solicitar un proyecto de explotación. Ante esta posibilidad, Ecologistas en Acción ha denunciado que la zona en la que comenzarán los estudios es el único tramo del río Guadiamar que no ha sufrido la contaminación del vertido de Bolidén, con lo que los trabajos en este terreno afectarían al Corredor Verde. Cambios. “La idea era continuar el corredor hasta Sierra Morena por el río y por eso no se entiende que ahora den la posibilidad a que se construya una mina y, precisamente, con la empresa que está dañando el acuífero Niebla Posadas”, comenta, Isidoro Albarreal, coordinador en Sevilla de la organización ecologista. Además de estar en el cauce del río Guadiamar, el punto que será analizado por Cobre las Cruces está también sobre el acuífero Niebla-Posadas. Precisamente, la empresa minera ha sido denunciado recientemente por la Fiscalía de Sevilla, que le acusa de contaminar con arsénico el acuífero, del que hasta hace poco se abastecía Gerena. En ese punto, los ecologistas recuerdan que, al estar sobre el acuífero, “el mineral estará en la misma situación y su extracción causaría el mismo daño en el acuífero, a lo que se une que los vertidos que se generen irán al río Guadiamar”.Igualmente, Albarreal insistió en que, en caso de que se concediera la construcción de la nueva mina, eso no haría más que aumentar la producción de la planta, por lo que “los vertidos al río Guadalquivir se doblarían”. Ante esta situación, la organización ecologista ha pedido a la Junta de Andalucía que “en vez de dar nuevos permisos se obligue a la empresa Cobre Las Cruces a sellar el acuífero y restaurar la corta de la mina las Cruces”. Mientras tanto, fuentes cercanas a Cobre Las Cruces aclararon que esta notificación es una práctica habitual de las empresas mineras, por la cual le permiten realizar “pequeños trabajos de exploración para sondear si hay en la zona minerales”. Es más, descartó que eso suponga que la empresa minera ya esté buscando permisos para una nueva mina. La concesión del permiso, del que Innovación prefirió por el momento no hacer declaraciones, abre un nuevo frente a la actividad de la empresa minera, que se ha visto rodeada de polémicas desde que en mayo le fuera retirada una autorización para drenar e inyectar agua del acuífero que tenía desde 2003. Unos días después, Innovación suspendió provisionalmente los trabajos en la corta de la mina. La actividad fue nula hasta que hace un mes la CHG permitió a la empresa continuar con el drenaje para evitar inundaciones y derrumbes. El último capítulo fue la semana pasada, cuando la Fiscalía acusó a la empresa de delitos contra el medio ambiente.