jueves, 9 de octubre de 2008

Los análisis revelan que el agua de Cobre Las Cruces ya es potable

La juez que instruye la querella estudia la paralización de la actividad en la mina

Noticia aparecida hoy en Diario de Sevilla

Javier Chaparro, medio ambiente 09.10.2008

Las tres plantas depuradoras móviles instaladas por la empresa Cobre Las Cruces (CLC) en la mina a cielo abierto que explota en los términos municipales de Gerena, Salteras y Guillena comienzan a dar resultado a la vista de los análisis de las aguas subterráneas realizados la semana pasada por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG). Según aseguró ayer a esta redacción el comisario de Aguas, Javier Serrano, tanto el arsénico como la otras sustancias altamente tóxicas detectadas con anterioridad y derivadas del yacimiento de cobre han desaparecido del agua.La contaminación había sido hallada por la CHG en julio del año pasado tras tomar varias muestras en una inspección en la que también comprobó cómo la empresa estaba incumpliendo la autorización de explotación del yacimiento, ya que tras drenar el agua del acuífero Niebla-Posadas para alcanzar el mineral, no la reinyectaba en su totalidad, sino que la almacenaba en balsas no autorizadas.Estas anomalías hicieron que el pasado 24 de septiembre la Fiscalía de Medio Ambiente de Sevilla presentase una querella contra la dirección de CLC por la supuesta comisión de dos delitos -daños y contra el medio ambiente- y "la consiguiente puesta en peligro de las personas y el entorno medio ambiental".De acuerdo con la solicitud de actuaciones de la Fiscalía, la juez que instruye el caso ha pedido a la CHG y la Junta de Andalucía, como "organismos públicos garantes del bien", que informen sobre la posibilidad de paralizar la inyección y drenaje, sistema que la CHG mantiene activo para evitar que el agua que se sitúa en el fondo de la corta entre en contacto con los tóxicos. Según Serrano, una paralización repentina del bombeo tendría también como consecuencia que el gigantesco cráter de la mina comenzara a llenarse de agua y que muchos pozos localizados en otros puntos del acuífero (desde la provincia de Córdoba a la de Huelva, pasando por la de Sevilla) se secasen.A juicio del comisario de Aguas, si la juez decide la paralización total de la actividad en la mina, ésta debería rellenarse poco a poco con tierra compactada, una tesis apuntada por Ecologistas en Acción en la denuncia que este colectivo presentó en mayo de este año